Crónicas y relatos de viajes – David Rull

David Rull

David Rull

Desde el principio de esta segunda asignatura David Rull insistió en la necesidad de leer, de llenar la cabeza de contenidos para poder relacionar, entender, expresar y narrar viajes. Un paseo desde los viajes de las tribus por el norte de África en forma de circuitos que duraban una vida, en el Paleolítico, hasta la Historia de Sinuhé nos ha aportado nuevos conocimientos acerca de la narrativa de viajes.

El Antiguo Egipto

Así que con una primera lista de autores y títulos, empezamos el viaje hacia la isla Elefantina. Allí descubrimos al primer cronista de viajes: Herkhuf. Seguimos en el antiguo Egipto con Sinuhé, el primer relato de ficción de viajes que a la vez fue precursor de viajes al extranjero al darle importancia a la sensación de sentirse foráneo y extraño que es indispensable para el encuentro consigo mismo. Por lo tanto, Sinuhé marca el comienzo de una serie de historias de viaje realistas que marcaron a los siguientes narradores en Grecia y Roma. Homero, Heródoto o Plutarco fueron algunos de ellos.

La Grecia de los filósofos

Junto con sus coetáneos, están considerados hoy en día como los padres de la historia, de la filosofía, de la política entre otras materias … de la civilización moderna. Este cambio de concepción también se muestra en su literatura de viajes. Mientras antes, desde la Prehistoria hasta el antiguo Egipto, trataban a lo que veían y sobre lo que escribían de sus viajes como pueblos inferiores, en la Antigua Grecia se desarrolla una nueva forma de viajar, de turismo y de conflictos sociológicos, considerando los pueblos que descubren como culturas semejantes y similares y con ello muchas veces como rivales opuestos. Eso también se muestra en sus narraciones de viajes, desde la Ilíada de Homero que tiene como tema principal la Guerra Troyana hasta Herodoto, nacido en la actual Turquía, entre dos imperios, entre conflictos y guerras, buscando las razones y raíces de los mismos y con ello creando una nueva forma de narración – la prosa – pasando del mito al logos y abriendo las puertas a los futuros escritores.
¿Qué otros cronistas marcaron el periodismo de viaje? O más bien, ?¿qué crónicas? Sobre los viajes de Alejandro Magno por ejemplo existen una buena cantidad de notas y documentaciones, a pesar que él mismo no escribió una palabra en su vida. Pero viajó mucho, de manera que le permitió contar lo que veía y vivía en sus exploraciones: siempre curioso, respetuoso y  ávido de saber, conocer y aprender de las demás culturas. Es por ello que en la actualidad no lo recordamos como emperador – que sin duda alguna lo fue – sino como viajero, descubridor y filósofo que quiso ver las maravillas del mundo. De esta época de inclusión bajo el territorio romano que fusionó las diferentes culturas en vez de imponer la dominante, como lo hicieron emperadores anteriores y siguientes, provinieron también las Siete Maravillas del Mundo, ejemplo por excelencia que el termino “viajar” estaba cambiando de significado.
Mientras antes no existía la idea de viajar como placer, con las Siete Maravillas, alabados por el poeta griego Antipatro de Sidón, se desarrolló una nueva conciencia que incluía el ámbito cultural. A partir de ahora, es decir en los siglos II, III antes de Cristo, la humanidad occidental empieza a viajar para conocer a otros países, bien consciente de que existen muchas más culturas y de que ellos mismos sólo forman pequeña parte del mundo que queda por descubrir. Por lo tanto se desarrollaron cada vez más encuentros entre culturas, diálogos e ideologías, y en el caso del “comportamiento griego ejemplar” con mucha cordialidad y el afán de entender a los demás. También se trata de una época en la que se extiende la escritura, lo que naturalmente beneficia la difusión del conocimiento de otras culturas.

La Edad Media

Aún así, y por muy curiosos que fuesen, los viajes de los griegos se limitaban a la región mediterránea y al Oriente Próximo. Tendrían que pasar más de 1500 años hasta que Marco Polo e Ibn Battuta, entre otros, el mundo se convirtiera en algo grande. Es aquí donde empiezan los viajes infinitos, que podían durar 30, 50 años, incluso toda la vida y con ellos crónicas fabulosas de las cuales no se sabía – y se sigue sin saber- hasta qué punto contaban la verdad o no. Pero, ¿se les puede acusar? ¿O simplemente es un rasgo humano que a través de los años se falsifiquen los recuerdos quitando, cambiando e inventando detalles y matices?
En resumen, lo que nos hizo comprender David Rull ha sido la importancia que ha tenido la historia para el desarrollo de la narrativa de viajes. No sólo que los relatos de viajes son un gran testimonio de la antigua historia sino que son afectados y determinados por las circunstancias en las que el narrador vivía – y vive.
“Historia es pura mentira y depende de la interpretación” y todos los que escribimos formamos parte de ella.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s