Portugal a ritmo de pedal – Montse Puig

Cuando pensamos en el Camino de Santiago normalmente nos viene a la mente el trayecto que recorrían los peregrinos desde Roncesvalles hasta Santiago de Compostela, conocido también como el Camino Francés. Ésta es una de las muchas vías de peregrinación hasta la plaza del Obradoiro, en la ciudad gallega, pero no la única.

Aquí podéis seguir el rastro de las ruedas de una bici de cicloturismo cargada con dos alforjas llenas con lo justo y necesario, dejando hueco para la emoción, el reto, la alegría, el esfuerzo, las risas, las lágrimas, las dudas, el cansancio, la superación… del día a día. Tomar un avión desde Barcelona hasta Sevilla el 15 de julio para regresar desde Santiago el 30 del mismo mes. La ruta parte en la ciudad andaluza, a la salida del aeropuerto, dónde después de preparar mi medio de transporte y mi mejor compañera de viaje durante la mitad de un caluroso mes en pleno verano, voy a seguir la ruta portuguesa. Las pernoctas pasan por Huelva, Alcoutim, Beja, Santiago do Cacém, Lisboa, Santarém, Tomar, Coimbra, Oliveira de Azeméis, Porto, Ponte de Lima, Pontevedra, Santiago de Compostela, Cée, Muxía y aeropuerto de Santiago.

Aunque había estado en Portugal anteriormente disfrutando del país en interraíl, la experiencia vivida a ritmo de pedal es completamente distinta. La bicicleta permite recorrer las distancias sintiendo la cercanía del paisaje y la proximidad de la gente. Muchas horas encima de las dos ruedas, soportando temperaturas cercanas a los cuarenta grados y un dolor agudo en el glúteo, encuentran la recompensa en cada rincón, cada palabra, cada momento y cada lugar. Es fascinante conversar con los autóctonos utilizando mi lengua, el catalán, y sentir que nos entendemos mejor que con mucha de la gente que forma parte de mi cotidianidad. El contraste entre sur y norte es similar al del estado español o el de Europa, no sólo en cuanto al clima, ritmo de vida y escenario, sino también en el carácter, la mentalidad de los lugareños y el aire que se inhala. Las flechas amarillas, uno de los símbolos de todo camino para guiarse hacia la catedral de Santiago, ofrecen la seguridad de no equivocarse en las bifurcaciones. La opción de dormir en los parques de bombeiros voluntarios o en los albergues para peregrinos aportan el toque minimalista a la ruta.

La finalidad la decide cada cuál, aunque si queréis obtener la compostelana en latín como muestra de vuestra peregrinación, debéis decir que os movieron motivos religiosos para emprender, continuar y acabar el camino… Por eso yo no la obtuve. Què hi farem!

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

Anuncios

Un pensamiento en “Portugal a ritmo de pedal – Montse Puig

  1. ¡¡Grande Montse!!! No esperaba menos que una entrada relacionada con turismo sostenible y bicis 🙂
    Veo que al final te decidiste con el máster ¡Suerte en esta nueva etapa!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s