Escribir viajes en el s.XXI – Gabi Martínez

gabi martínez

Desengañado del periodismo y sin intención de convertirse en un funcionario de su oficio, Gabi apostó por viajar y escribir.

Con la guía de Marruecos, su primer libro, experimentó con diferentes registros mezclando tres géneros (diario clásico, entrevistas y ficción), logrando un producto final diferente a lo que se movía en el mercado editorial. Como escritor pasó de la compresión inicial a la liberación y confianza con que escribió su último libro, En la Barrera, donde se hace con los géneros integrándolos a su estilo.

Tras su presentación, Gabi nos hizo viajar desde la Odisea hasta la crónica de la modernidad, haciendo hincapié en los cambios de perspectiva en el sino de los relatos, moviéndonos por la no-ficción. El referente de este estilo es Bruce Chatwin, que con En la Patagonia, introdujo la abstracción en los libros de viajes, rompiendo los cánones establecidos. “Este autor es el símbolo  que hay que continuar y el viaje la palabra que se debe acercar a la sociedad”, aseguró Gabi. Él, igual que la mayoría de personas que viajamos, reconoce tener prejuicios a la hora de viajar, pero moverse en un terreno encasillado o más libre depende de la flexibilidad para ver y tolerar lo que se está viviendo. En los libros de Josep Pla, por ejemplo, la objetividad y la ironía son llevadas al límite, aunque a veces ser totalmente fidedigno a la realidad es complicado (“Tal y como se rumorea que le sucedió a Truman Capote con A Sangre Fría”, comentaba Gabi).

De las categorías en las que Tudorov clasifica al viajero, el autor afirma que nadie quiere ser considerado turista. Y para ello tenemos que educar el espíritu crítico, cultivar la mirada y dejar de escribir tópicos. No será tarea fácil, pero debemos lograr transmitir emoción final en los lugares, alejarnos de la típica enumeración de elementos, no caer en un Viaje a Portugal de José Saramago, sino más bien ir hacia Los Diarios de César Manrique.

Nuestras Huellas Errantes deben acordarse en cada paso de Francis Bacon, que propone viajar sin estar mucho tiempo parado para no caer en la monotonía, ya que impide ver la originalidad que aporta el lugar.

El viaje a través de las técnicas utilizadas y su particular esencia en la escritura de viajes. Ésta fue la ruta que siguió Gabi Martínez en la última sesión impartida.

Con John Goddard, autor de Por el Nilo en kayak, miramos hacia el viaje de aventura donde la profundidad no se hay en las personas sino en un exhaustivo recorrido más cercano al género de las guías de aventura. El siguiente foco estuvo en el viaje religioso. Peter Mathiessen, budista, opta por una expedición en el Tibet para seguir los pasos de El leopardo de las nieves a la vez que experimenta una purga personal alejada de los libros de autoayuda. Pero las 1200 páginas de País de sombras le permitieron fabular y analizar cada detalle para lograr dimensión narrativa utilizando una técnica innovadora: tres voces diferentes hablando del mismo personaje, logrando un sentido global que únicamente se entiende tras leer cada una de las partes. De la mano de Josep Pla trajo el viaje al detalle. Alguien conocedor del vocabulario, de los sustantivos y adjetivos, irónico y capaz de hablar, por ejemplo, de una sardina durante ocho páginas. Viaje en autobús y Cartas de Italia son muestras de la esencia llevada al extremo. Por último, Nicolas Bouvier, autor de Los caminos del mundo, encarna al viajero feliz. Francés, joven y acompañado por un fotógrafo, viaja durante dos años por Europa hasta Afganistan. Prescinde de verbos, conoce la cultura del lugar, en caso contrario se centra sólo en describirlo, domina la concreción, es alguien que experimenta un viaje iniciático.

T.H.Lawrence, con Los siete pilares de la sabiduría, encabezó el bloque de autores que revolucionaron el género. Este libro, una obra de 800 páginas en edición de bolsillo, desprende gran intensidad gracias a pensar en un movimiento constante. Lawrence logró dar sensación de ficción a una vida real y tener la habilidad de transmitirlo mediante la escritura. En la Patagonia, de Bruce Chatwin, como muestra de que una vanguardia es posible, plantea los libros de viajes desde la abstracción sirviéndose de la no-ficción.

Finalmente Gabi contó en primera persona cómo escribir un libro puede poner en riesgo la propia vida para explicar la de otro individuo. “La literatura tiene el poder de cambiarte la vida a nivel personal”, aseguró. Sólo para gigantes, la historia de un zoólogo autodidacta que dejó Francia tras las huellas del Yeti en Pakistán, es el premio personal logrado gracias al recorrido por la literatura de viajes.

Gràcies Gabi!

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s