Paisajes sonoros – Juan José Perona

Juan José Perona

Juan José Perona

Juan José Perona abrió las sesiones en el máster mostrándonos el panorama actual en las emisoras de radio en cuanto a viajes, los elementos que conforman el lenguaje sonoro y la planificación del paisaje auditivo.

En la actualidad se habla de viajes en las radios generales y universitarias en programas con audiencia reducida y franjas totalmente alejadas de las horas punta. Así pues los oyentes tienen la oportunidad de viajar desde casa con programas como Nómadas (los domingos a las siete de la mañana en RNE), Ser Aventureros (los sábados a las seis de la mañana en la SER) o Els Viatgers de la Gran Anaconda (los domingos a las cuatro de la tarde en Catalunya Radio). “En los programas de viajes predomina la información por encima de la descripción ofreciendo imágenes auditivas pobres”, afirmaba Juan José que añadió: “Hay una escasa recreación de espacios, ambientes y atmósferas acompañadas del uso de convenciones sonoro-narrativas que denotan falta de creatividad”.

Dominar y conocer el lenguaje radiofónico, la planificación y creación de los espacios en antena, el montaje, los géneros expositivos (especialmente la crónica y el reportaje) y no tanto informativos y el empleo de lenguaje descriptivo son los elementos imprescindibles para trabajar correctamente un programa de viajes en radio. Mediante la voz y sus características (tono, timbre, intensidad y ritmo) se locutan las experiencias vividas en un lugar concreto, aunque las palabras no son el único vehículo para transmitir las descripciones y emociones a los oyentes. Una imagen auditiva, acompañada por su descripción sonora, sirve para trasladar mentalmente a la gente hasta el sitio detallado. Para ello es necesario un uso constante de referencias sensoriales concretas (forma, color, tamaño… de aquello descrito) y ubicar al receptor tanto en el espacio como en el tiempo.

La música es el lenguaje de las sensaciones que permite expresar sentimientos, emociones y pensamientos. En radio su función es sintáctico-gramatical (como separador de contenidos), programática (cuando es el elemento principal del programa) y descriptiva (ya sea ambiental, ubicativa, expresiva u ornamental). Los efectos sonoros –el lenguaje del entorno-, se acompañan de convenciones sonoro-narrativas para crear una atmósfera lo más cercana posible a la realidad. Así pues, el tic-tac del reloj marca el paso del tiempo, las gaviotas y las olas del mar trasladan hasta la playa y los búhos denotan noche oscura. Se deben tener en cuenta, también, los silencios en el espacio radiofónico para tomar aire y disfrutar del viaje auditivo.

La culminación del paisaje sonoro se haya en la organización narrativa del sonido. Construir el lugar mediante planos que dan licencia para construir perspectivas auditivas, genera en el oyente la percepción de espacios complejos. Oscilaciones desde el primerísimo primer plano hasta el tercer plano junto con las figuras del montaje (fade in, fade out, fundido cruzado y fundido) crean el entorno ideal para dibujar el escenario del viaje a través del oído.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s