Las guías de viajes y el turismo cultural – Antonio Herrero

Antonio Herrero, diplomado en Turismo, está al frente de Guia, una pequeña librería de viajes en el barrio de Gràcia, Barcelona. Durante la sesión expuso el pasado y presente de los libros representativos de una área geográfica concreta representada y preparada para los turistas donde se mezclaban información práctica y cultural.

Una primera mirada hacia el origen de las guías nos llevó hasta la Edad Media ya que el Codex Calixtinus fue el primer libro de viajes que guiaba a los peregrinos del Camino de Santiago. Tras un recorrido histórico de este género apareció en el siglo XIX el Grand Tour, el inicio de los viajes organizados en los que jóvenes aristócratas emprendían rutas para conocer diferentes lugares. Sus desplazamientos se vieron facilitados por el incremento de vías férreas que en 1850 contaban con 10000 kilómetros. Thomas Cook –vendedor de enciclopedias-, se dedicó a organizar viajes religiosos llegando a trasladar en 1851 a 150000 personas de los alrededores de Londres hasta la capital inglesa, siendo también pionero en las reservas hoteleras.

La segunda incursión en las guías de viajes tomó forma de análisis de los productos que se encuentran actualmente en el mercado. Los hermanos Michelin lanzaron la Guía Roja (con información de hoteles y restaurantes) y la Guía Verde (con contenido turístico) que incorporaban mapas en sus páginas. Ya en 1970 aparecieron tres colecciones muy parecidas: Trotamundos (nació en 1973, son guías en francés que destacaban por los comentarios de humor referidos a lugares concretos), Lonely Planet (Maureen y Tony Wheeler, tras viajar por Asia, crean estas prácticas guías) y Let’s Go (con información de toda Europa facilitaban viajes económico).

En España el turismo alcanzaba los treinta y cuatro millones de turistas en 1973, momento en que se vio la necesidad de invertir en el tercer sector. De este modo surgieron publicaciones como El País-Aguilar (con gran cantidad de contenido visual, mezclaban información histórica e itinerarios importantes por zonas), la Guía Azul (muy recomendable para destinos españoles y europeos), Anaya Touring (con autores mayoritariamente españoles) y Guía Viva (de Anaya, con contenido general y aportaciones personales de los autores). A pesar de ser muy parecidas cada una ha sabido encontrar el elemento diferenciador del resto. Un claro ejemplo  son TOP 10 (de El País Aguilar, con recomendaciones tanto a nivel de museos, itinerarios…), Anaya traduce del francés al español a Trotamundos mediante las adaptaciones pertinentes y las Guías Azules, que hallaron vacíos en el mercado (crearon la única guía en español de Sri Lanka).

El fenómeno Lonely Planet está marcando tendencias, lo cual también tiene sus inconvenientes ya que los alojamientos están desbordados al recibir a viajeros que siguen el mismo camino.  A pesar de esto, son el número uno en el mercado gracias a la información obtenida tanto de la documentación como del propio ritmo del viaje porque invierten para que los autores permanezcan un tiempo en el destino y puedan impregnarse de las esencias de cada lugar. El valor añadido de este formato está en los mapas detallados por regiones, breves comentarios, puntuación de establecimientos y la publicación en un inglés asequible (más fácil, por ejemplo, que Rough Guides).

Otras editoriales que los viajeros pueden tener en cuenta son Cheap & Chic, Time Out, Wallpaper (válidas para el día-día cuando se está tiempo en un destino), Footprint (alternativa con propuestas baratas que en 2013 ha publicado la 89ª edición de South American Handbook), Bradt (supera a Lonely Planet en descripciones), Weekend (propuestas de fin de semana de Michelin), Jonglez (con grandes fotografías e información histórica), National Geographic (gran formato visual), Herb Lester (guías personalizadas de viajes), Alhena Media Ediciones (pequeño formato y económicas que están a punto de publicar online) y Plano Guia (originariamente de Everyman).

Este amplio abanico de opciones ha sido uno de los factores que han incitado a muchos viajeros a moverse por el mundo. Sin duda una elección difícil en un gran mercado de guías donde es imprescindible tener la máxima información para escoger el producto que mejor se ajuste a los gustos del consumidor.

Anuncios

Un pensamiento en “Las guías de viajes y el turismo cultural – Antonio Herrero

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s