Travel Photography – Artisal

“Las personas con las que compartimos breves momentos durante nuestros viajes, son la “materia prima” de nuestras fotografías y la Fotografía es el camino a través de que intentamos expresar y compartir esos momentos.” lema conductor de ARTISAL.

Artur Isal y Ruth Estelleres, cofundadores de Artisal

Artur Isal y Ruth Estelleres, cofundadores de Artisal

Detrás de Artisal Travel Photography se encuentran Artur Isal y Ruth Estellers una pareja joven y encantadora que vive la vida con la que soñamos muchos de nosotros: dedicándose a organizar viajes de ocio mezclado con clases de fotografía. Principalmente, dan los recursos básicos en cuanto a técnica, herramientas y apoyo mental para que después cada uno encuentre su propio estilo.

Su especialización es la fotografía antropológica. Una disciplina cuya finalidad es fotografiar a las personas dentro del ámbito de la cultura y el entorno social al que pertenecen. Para eso, lo primero es aprender a mirar. Muchas veces nos confundimos entre ver (algo natural que sirve para sobrevivir) y mirar (un habilidad adquirida que se debe a buscar sentidos en vez de cosas). La fotografía se basa en lo segundo; uno necesita mirar críticamente para poder interpretar subjetivamente la realidad y capturarlo en imágenes.

Antes de eso, hay que pensar en la imagen. Es decir, para hacer buenas fotografías y a pesar de todas las posibilidades que nos ofrecen hoy en día las programas de edición, es imprescindible seguir el proceso creativo tradicional que consiste en la idea, la capturación y la post-producción de la imagen. Nuestra “generación Photoshop” suele olvidarse del primer paso – pensar en lo que vas a fotografiar – y empieza a tomar fotos sin considerar el ángulo, la luz u otras circunstancias “ya que se podrá editar más adelante”. Otro problema ante el que nos encontramos es el hecho de que sacamos miles de fotos, creyendo que alguna ya será buena, pero que al final pocas veces lo es. A todos aquellos, Artisal recomendaba pensar que su cámara era como una antigua analógica que sólo permitía una toma de fotos limitada. Y con un número fijo de fotos que podrá sacar, el fotógrafo ya descubrirá en lo que consiste la auténtica fotografía. Otro consejo: no borrar ninguna foto, a pesar de que en el primero momento uno piense que sea mala. Una vez en casa agradecerá tenerla y verlo con otro punto de vista (siempre en el caso de fotografías no movidas, bien enfocadas y que se puedan ver).

En cuanto al acercamiento a otras culturas, Ruth Estellers, parte femenina de Artisal y licenciada en Antropología Social y Cultural, hizo hincapié en la importancia de la comunicación non-verbal. Es la de las emociones y sentimientos que se considera a parte de la comunicación de ideas, la verbal. Sin embargo, la comunicación verbal sólo forma el 7%. El resto, es decir un 93% es la comunicación non-verbal a la que en el colegio apenas se presta importancia. Comportamientos del cuerpo se dan por hecho ya que todos los utilizamos. Aun así, y más al querer adaptarse a un entorno cultural diferente al nuestro, hay que ser consciente de lo que transmitimos a través de los gestos, las miradas y los movimientos del cuerpo. Es más, incluso la aproximación a otra persona puede decir mucho sobre una persona y su cultura – y aunque uno no lo quiera insegurar al de enfrente. ¿Con cuanto espacio me siento cómodo? ¿Cuánto espacio requiere mi interlocutor? ¿Qué comunico con mi cuerpo y contacto físico cuando en realidad no quiero comunicar nada?

Gestos y movimientos también nos permiten averiguar si la persona se siente cómoda o no y lo emite a los demás. Como fotógrafo y contador de historias, uno debería irradiar confianza y estar seguro de sí mismo. Desde el tipo de cámara hasta cómo uno la porta en su mano y su postura en general son muchos de los indicios que revelan a un buen fotógrafo de uno malo. Por tanto, el consejo final que no sólo sirve para fotografía sino para la filosofía de vida es: probar, probar, probar; descubrir que te gusta hacer, perfeccionarlo, hacerlo con entusiasmo y olvidar lo que dicen los demás. Si metes ganas a algo, lo harás bien. Y mejor si sabes que es lo que te gusta. Imagínate que te tocaría la lotería, ¿qué harías? Pues a eso, dedícale tu vida.

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

Composición, retratos y aspectos técnicos

Para empezar la segunda sesión, Artur Isal y Ruth Estelleres mostraron fotos de Steve McCurry a modo de potenciar la importancia del factor humano en los paisajes. Quizá una fotografía no es totalmente correcta en cuanto a la técnica pero la inclusión de personas eleva el interés y sensación por ella ya que reflejan la dimensión del elemento capturado por el objetivo. Muestra de ello se haya en la revista Rutas del Mundo, que incrementa sus ventas un 70% cuando en portada aparece gente autóctona del lugar.

Mediante un fragmento del programa Redes -de Eduard Punset-, presentaron la regla de los tercios para fijar la mirada en la composición. A través de consejos como: evitar tener el horizonte en el medio de la foto, pensar la imagen antes de disparar alejándose así de los retoques, acercarse a la divina proporción, huir del centro porque resta dinamismo, buscar diagonales correctas y yuxtaponer a personas, facilitaron la comprensión de cómo encuadrar nuestras fotografías. La temperatura de color (AWB) en posición automática es un elemento a tener en cuenta para crear volumen.

Del mismo modo debemos tener presente la fuerza de los colores cálidos –acercan-, y fríos –alejan-, así como la luz solar. “La luz de primera y última hora del día son mejores para la fotografía no sólo por la luz sino también por la posición del sol porque permiten lograr sombras y volúmenes”, afirmó Ruth que añadió “… Utilizar las sombras para componer la imagen ayuda a guiar la mirada del espectador”. A nivel de composición presentan una especial significación las imágenes cerradas (con poco aire) y las fotos horizontales (con mayor parecido a la visión humana respecto a las verticales).

“Si sabes esperar la gente se olvidará de tu cámara y entonces su alma saldrá a la luz”. A través de esta cita de Steve McCurry fijamos el objetivo en el retrato (“Fotografías que se realizan con la intención de mostrar las cualidades físicas y morales de las personas”, RAE). Teniendo en cuenta que vivimos entre caras –natural-, y convivimos con rostros –adquirido-, es imprescindible buscar el contacto visual, por su función expresiva, mediante la mirada como forma de socialización y acercamiento a la persona que queremos retratar. Aunque no debemos olvidar la importancia de la comunicación no-verbal (evitar gestos adaptadores y transmitir una sonrisa) que tiene la energía decisiva para lograr nuestro objetivo. En los mejores retratos el fondo aparece desenfocado, al contrario de los ojos, y las orejas fuera del foco fueron algunos de los secretos que Artur y Ruth nos contaron para conseguir un buen retrato.

Las claves finales de la sesión nos movieron hacia aspectos técnicos como usar ópticas entre 50 y 135mm, utilizar el flash de relleno, disparar a velocidad superior de 1/125, enfocar siempre los ojos del sujeto vigilando el fondo de la imagen, evitar contraluces y compensar la exposición teniendo en cuenta el tono de la piel. Añadiendo un juego con los tipos de encuadres y planos, nuestras fotografías –de paisaje, retratos e instantáneas-, transpiraran interés, sensación y emoción.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s