Chasing Water – Pete McBride

En el Festival de Cine de Montaña PICURT tuvimos la oportunidad de ver películas con fondo; con declaraciones e intenciones. Películas que contaban historias personales de gente de la montaña, aislada del mundo y en cohesión con la naturaleza; de deportistas con desafíos y retos, y de ciudadanos que quieren cambiar el mundo.

Uno de ellos es Peter McBride, fotoperiodista estadounidense. Nacido en Colorado, y en seno de una familia de rancheros que depende del agua natural, el río Colorado siempre ha sido omnipresente en su vida. Y siendo una persona curiosa, ya de pequeño se preguntó de donde salía el río y hasta donde iba a llegar. ¿Cuánto tiempo necesitaba para alcanzar el océano? ¿Por dónde iba su recorrido? ¿Cómo se iba transformando durante su trayecto?

Decidió seguirle, hacer todo el recorrido de 2.333km, desde las Montañas Rocosas hasta su embocadura en el golfo de California en el Pacífico. Empezó motivado y eufórico por encontrar el origen del agua que en cierto modo era el símbolo o la razón por la que él y su familia podían vivir. Pero durante esta aventura, su actitud cambió. La euforia se convirtió en  desilusión y el orgullo de su familia por usar el agua del río tan productivamente en reproche.

En el documental “Chasing Water”, Peter McBride presenta el cambio del Colorado a lo largo de su cauce. Al principio todavía lleno de vitalidad y de fuerza crea una de las grandes maravillas de la naturaleza, el Gran Cañón. Por su gran fuerza y riqueza en agua –como elemento esencial del ser humano– y el hecho de que no se puede defender, el hombre saca uso de su “talento” y lo explota excesivamente. Hasta tal punto que en algunas zonas ya ni se puede hablar de un río, sino de un pequeño charco, como mucho. Son imágenes que te cambian la actitud, la vida y que te hacen pensar. Somos nosotros que estamos terminando con el río. Y ¿porqué? ¿Por un poco de lujo más en nuestra vida en la que ya tenemos de todo? Todo menos responsabilidad y un poco de sentido común… ¿Hace falta realmente tener un jardín verde y florecido delante de mi casa si estoy viviendo en un desierto? ¿O deberíamos empezar a apreciar lo que tenemos y aceptar que cada sitio tiene diferentes calidades? ¿Empezar a respectar la naturaleza y entender que sin ella no podremos vivir?

[vimeo https://vimeo.com/22818762]

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s