Huellas Errantes ya está en China

Old Town de  Shanghái / Fotografía de María Ibáñez

Old Town de Shanghái / Fotografía de María Ibáñez

Dos billetes de avión y una escala en Dubai en total suman 18 horas de viaje. ¿El truco para no sentir el jet lag? Pedir unos gintonics a la tripulación de Emirates Airlines y aguantar el trayecto sin dormir, para así llegar rendidos y no extrañar la cama.

Si sólo fuera así de fácil… cuando llegamos a medianoche al aeropuerto de Pudong nos estaba esperando Sabrina Li, la gerente de China Tierra de Aventura para la que estaremos trabajando durante nuestra estancia en China. Nos condujo al que va a ser nuestro alojamiento en Shanghái: la casa del dueño de la empresa, Ricard Tomás.

Ya habíamos sentido el aire chino a 37ºC en nuestra cara aunque aquella primera noche tuvimos que lidiar con los más de 40ºC de la vivienda, que había estado cerrada durante un tiempo. De hecho, a la mañana siguiente nos enteramos que este mes Shanghái ha sufrido la peor ola de calor en 100 años.  Y nosotros estábamos allí para poder contarlo. 

Los días pasan entre ese calor tan agobiante y el frío extremo de la oficina, que se encuentra en uno de los barrios más exquisitos de la ciudad Alguna vez leí que si las grandes empresas retiraran la obligación de ir en traje al trabajo ahorrarían mucho dinero (y energía) en aire acondicionado.

Shanghái a ratos se nos antoja como una megalópolis del futuro. Estamos rodeados de la tecnología más puntera y rascacielos infinitos. No es de extrañar, esta urbe tiene 23 millones de habitantes –cifra oficial– aunque se habla de unos 30 millones en total, sumando los movimientos internos del país que no están registrados. Porque en China hace falta tener dos pasaportes, uno para salir del país y otro para moverte de región. Y si no pasas el control, esos traslados son ilegales y por tanto no se reflejan en las estadísticas.

En los próximos días nosotros mismos pasaremos a ser parte de esa gente que viaja de un lado a otro del país, vamos a realizar más de 7.000 km en tren para ver la región de Yunnan y así documentar la página web de nuestro cliente. También visitaremos Pekín, y volveremos a Shanghái para coger el vuelo que nos devuelva a casa. Nos esperan días duros hasta completar este triángulo, pero que esperamos con mucha ilusión.

Pedimos disculpas a nuestros lectores por no actualizar el blog con la periodicidad mantenida hasta ahora. La próxima entrada ya será desde España, en septiembre. El gobierno chino bloquea todas las redes sociales, incluido wordpress (para escribir este post hemos tenido que salvar algunas triquiñuelas informáticas imposibles de hacer sin una buena conexión) Saludos, blogueros.
 

//

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s