Cierre de expedición

Equipo de Huellas Errantes en China / Fotografía de María Ibáñez

Equipo de Huellas Errantes en China / Fotografía de María Ibáñez

Huellas Errantes ya está de nuevo en Barcelona. Atrás quedó el gigante asiático y nuestras aventuras en él. Hemos tenido 21 días para acumular experiencias viajeras, miles de fotografías y otras tantas horas de grabacion. Y kilómetros, muchos kilómetros.

Chinael país de los miles de paisajes, de los “cambios de pantalla”. Sí, aunque suene a tópico, es un país de contrastes.

Shanghái la recordaremos como la ciudad más calurosa de toda China –¿de toda nuestra vida?–.  Como la Nueva York asiática. Da miedo, esta ciudad alguna vez será el centro del mundo, si no lo es ya… Allí ha sido donde hemos estado trabajando con Sabrina Li, la gerente de China Tierra de Aventura, a la que le damos las gracias aprovechando la ocasión por el exquisito trato recibido.

Kunming quedará en nuestra mente como una urbe industrial, gris, enorme, en pleno crecimiento. Como muestra un botón: para llegar a la boca del metro que debíamos tomar para ir a su aeropuerto debimos coger previamente un autobús que hizo un trayecto de 45 minutos. Si un chico de allí no  nos hubiese ayudado todavía estaríamos buscando la entrada correcta.

De Lijiang nos llevamos sus canales y su precioso Old Town, a pesar de que es una ciudad muy turística. De hecho, hay calles difíciles de transitar por la cantidad de gente que transita por ellas y y por el ruido que emiten las discotecas y pubs, ya que sus fachadas son abiertas. De Shangri La, nos quedamos con el barrio de los monasterios, aislados del resto de la ciudad, que le dan un aire místico ideal para ser protagonista de una leyenda. A Dali la vimos perfecta como para quedarse una temporada a vivir. La arquitectura de sus calles nos hacían sentir cómodos, y la neblina que rodeaba sus montañas nos regalaban cada mañana un paisaje único. Sin embargo, la inmensidad de Pekín nos abrumó. Su plaza Tiannanmen es un buen sitio para hacerse a la idea de lo inmensa que es esta ciudad: es la plaza más grande del mundo. Esta es la forma en que un país expresa sus desorbitadas proporciones.

Dos españolas, una catalana, una alemana y un colombiano. Este viaje ha sido una gran oportunidad para conocer no sólo un nuevo país sino para aprender de nosotros mismos, de todos. Porque al final, lo que cuenta, es la gente. Provenga de donde provenga.

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s