Street art Barcelona – Miriam Blasco –

Cuando buscas arte mira a tu alrededor

Barcelona es como una chica encantadora: joven, dinámica, guapa; creativa, artística, exitosa; moderna, inquieta, marcando nuevas tendencias y – no por último – con una naturaleza rebelde. Siempre lo ha sido, desde innumerables insurrecciones en los últimos siglos hasta perpetuas ocupaciones de casas y manifestaciones en la actualidad.

Dicha característica de no tolerar cualquier acto de autoridad hacen que se trate de una ciudad con carácter, fuertemente implicada en la política del país. No obstante, no sólo lo hace de manera fatigosa exigiendo, reclamando y quejándose sino de una manera simpática usando el arte como medio, la creatividad como mensaje y las calles como escenario.

Arte urbano

Muchos son los nombres que hacen referencia a este estilo artístico: Street Art, Arte de la Calle, Arte en la Calle, Arte Callejero o Arte Urbano, por nombrar sólo algunos. La dificultad de capturar en un término todo que conlleva refleja su vaguedad. Como fue creado realmente en las calles, por gente cualquiera (no conocidos, renombrados y tal veces determinados por sus pagadores) se trata de un movimiento clandestino del que raramente existen manifestaciones por los propios creadores, pero muchas interpretaciones. Un intento de definición podría ser que se trata de diferentes formas de arte no-comerciales en un espacio público de manera ilegal pensado y para atraer la atención de toda la sociedad con la intención que reflejen sobre el contenido, normalmente criticando consumismo, capitalismo y el comportamiento social. Sin embargo, la mayoría de los artistas lo hace sin un mensaje concreto siguiendo el meta del medio siendo el mensaje. Además cabe decir que muchos ni siquiera persiguen un objetivo crítico pero que lo hacen por simple diversión, por la oportunidad de dar forma a su propio entorno  o también por la ansia por difundir su nombre lo máximo posible.

Es verdad que muchos artistas urbanos han logrado fama y reputación a nivel mundial. Uno por ejemplo es Shepard Fairey, conocido como OBEY, que principalmente se dio a conocer por su campaña “Obey the Giant” llamando la atención sobre la obediencia ciega de la sociedad. Para eso ilustró las rasgos del mítico luchador André the Giant y usó el motivo para pegatinas, graffitis y carteles que pegó en farolas, basuras, coches y edificios de todo el mundo. Pero el artista estadounidense no sólo es un ejemplo para el éxito que puede tener el arte urbano – el Institute of Contemporary Art de Boston por ejemplo le dedicó una exposición individual – sino de la diversidad de medios que implica el Street Art. Eso muestra la distinción al simple grafiti al igual que la originalidad y  por no quedar por mencionar la fuerza de voluntad y determinación de sus usuarios.

Otro gran representante del Street Art que goza de una gran capacidad artística y creativa es Banksy. Además de su nombre artístico sólo se conocen sus obras que en su mayoría intentan dar una perspectiva alternativa sobre temas políticos, económicos y sociales casi siempre con cierta ironía. Para eso hace uso de motivos e imágenes conocidos, cambiando y modificando su esencia y por ende su significación. Uno de sus grafitis más conocidos es por ejemplo en lanzador de minas con un ramo de flores en vez de mina. Otros actos representativos de su actitud y crítica humorosa son por ejemplo que colgó varias de sus obras sin petición ni permiso en museos como son el Louvre, MOMA o Tate y que en un parque de atracciones en Estados Unidos dejó muñecos de tamaño natural y vestidos de preso de Guantánamo al lado de la montaña rusa. Pienso que hablan por sí mismo.

En Barcelona también dejó huellas, como en la Plaza de la Verónica en pleno barrio Gótico. Estampó la estatua con uno de sus graffitis de diferentes colores y comentarios pero que a lo largo de poco tiempo fueron eliminados por instituciones de la ciudad.

Tras los pasos del Street Art en Barcelona

Aún así en Barcelona existe un sinfín de testimonios del Arte Urbano. Empezando con el barrio Raval, el epicentro de la actual Barcelona modernilla y creativa, nos encontramos ante escenarios extremos. Aquí no se trata de “menos es más” sino del contrario: Todo debe de ser a lo grande, fluorescente, llamativo, para que el pasante en ningún caso se distraiga del papel. Muchas veces las ilustraciones se acumulan en paredes vacías de casas descuidadas y/o deshabitadas, donde ya no se puede diferenciar en el arte con intención o en el simple graffiti. De todas maneras también existen obras preciosas y pintorescas que adornan este barrio – el probablemente más chungo de la ciudad – con sus pequeñas originalidades. Por ejemplo el muro al lado del MACBA que muestra una tabla de conjugación del verbo imaginado “ravalejar” en referencia al ambiente único de aquí entre vileza, creatividad, miseria y disfrute de vida.

Mural en la Plaça Àngels, Barcelona

Mural en la Plaça Àngels, Barcelona

Otro gran representante es Poble Nou, que hasta la creciente industrialización y consiguiente migración urbana en el siglo XVIII era simplemente un suburbio de Barcelona. Pero allí es donde se expandió la metrópoli en los últimos siglos y donde construyó nuevas viviendas y obras arquitectónicas, mezclando la antigua vocación industrial con nuevas tendencias digitales y hiper-modernas. Los Street Artists sacaron uso de esta zona de encanto auténtico como escenario para presentar sus creaciones.  Y es por ello junto con la disponibilidad de grandes espacios que la mayoría de graffitis de grandes escalas se pueden ver en este barrio. Es decir, aquí no sólo se manifiesta la juventud rebelde y soñadora sino grandes diseñadores. Incluso se trata de una zona donde de cierta manera se aprecia o por lo menos se tolera el Arte Urbano, ya que existen varios desde hace ya años.

Pero vayas a donde vayas, mires a donde mires Barcelona ofrece en todos sus barrios una infinidad de graffitis, pegatinas y carteles con intenciones apelativas. Sólo hay que fijarse un poco y subir su mirada del mapa, móvil o cualquier otro objeto que nos suele distraer de las maravillas en la ciudad que quedan por hallar. Y que están justo frente nuestros ojos. Sólo hay que abrir los ojos. Y mirar a su alrededor.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s