Camino arqueológico – Jordi Molina

Jordi Molina -arqueólogo especializado en Pre-Historia– nos ha acercado al conocimiento arqueológico en tres sesiones prácticas de trabajo grupal. El primer día analizamos el marco general de la arqueología clásica a través de cuatro grandes bloques. Estudiar las sociedades humanas permite entender tanto el pasado como el presente. Para ello se emplea el método arqueológico, es decir, el registro material y el contexto arqueológico que hacen especial, a la vez que particular, tanto lo hallado como el lugar donde se encontró.

Una vez establecidos los objetivos se derrumbaron tres mitos. Por un lado, la arqueología no es historia del arte que, a pesar de complementarse, la primera es más amplia porque pretende estudiar las sociedades pasadas. En esta línea Jordi añadió: “El arte es una percepción del presente de lo que fue el pasado”. Por el otro, la ciencia presentada no es únicamente objetos. Y por último, debemos ser muy cuidadosos con los estereotipos -lo que acostumbra a salir en prensa- y basarnos en el método científico, más allá de los descubrimientos.

Entonces, ¿qué es la arqueología? La materialización del pasado, es decir, la ciencia mediante la cuál aplicamos un estilo arqueológico (un mismo objeto, hallado en la misma zona, nos permite saber que pertenece a la misma época), una seriación (secuencias cronológicas para comparar estilos y marcar períodos), una frecuencia de aparición de los objetos (será más o menos significativo el objeto encontrado) y una estratigrafía. A pesar de que en los museos el material está fuera de lugar, permite acercarse a culturas pasadas. Otra opción para saber cómo vivían sociedades antiguas es visitar yacimientos, ya sean visibles, musicalizados o yacimiento-museo.

Para finalizar la primera mirada al mundo arqueológico necesitábamos marcar tanto unas conclusiones como formular algún que otro consejo. Es fundamental relacionar presente y pasado para comprender que hay múltiples pasados y, por ello, debemos ser críticos antes de emprender un viaje a través de esta ciencia. Jordi cerró la sesión recordándonos, como lo han hecho anteriormente la mayoría de profesores/as que han pasado por las aulas del máster, la importancia de leer, de hablar con especialistas y documentarnos con el fin de escribir sobre el patrimonio y mantenerlo vivo en nuestra memoria.

La segunda clase, en el Museu Egipci de Barcelona, nos ha permitido conocer como es presentado el patrimonio arqueológico, en este caso de Egipto, a través de una entidad privada, la Fundació Arqueológica Clos. Dos horas y media de visita guiada nos permitieron viajar hasta la antigua sociedad egipcia mediante sus tres plantas (mundo mágico, mundo terrenal y exposición itinerante de Tutankhamon).

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

El tercer día con Jordi Molina ha servido para analizar los puntos fuertes y los débiles de la visita. A pesar de ser un museo pequeño y estrecho, sus dimensiones lo hacen maleable. En las vitrinas, objetos de segunda categoría muy bien explicados por parte de Montse, la guía. El mundo egipcio es mágico y oculto, lo cuál lo hace muy atractivo al permitir acercarnos al origen del mundo actual. La Fundació Arqueológica Clos, gestionada con fondo privado, es activa e invierte en conocimiento. Su ubicación, calle Valencia 284 -en el corazón de la ciudad-, es un punto a favor así como lo es también el conseguir mayor afluencia de público que prefiere viajar al pasado de forma segura y no desplazarse al país. Por contra, en las instalaciones encontramos un material expuesto fruto del expolio, lo cuál obliga a preguntarse sobre ¿a quién pertenece el pasado? La respuesta genera debate porque una cosa sí está clara: al pueblo egipcio no se le ha dado la oportunidad de dar a conocer su cultura.

El museo puede visitarse por libre pero la mejor opción es contratar guía para no perderse ningún detalle. A pesar de no apreciar el uso de nuevas tecnologías, como códigos QR por ejemplo, el peor hándicap hallado es el elevado coste de la entrada, once euros. Finalmente, la práctica de interpretación de material reveló que cualquier análisis, aunque cuente con elementos objetivos, está condicionado por una clara subjetividad que origina diferentes lecturas de la realidad.

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s